Viernes 23 de Octubre del 2020

“Cacho terco, tomates en la mesa”

La naturaleza es muy sabia, pero también muy cruel, todo lo que se encuentra en nuestra nave terrestre tiene miles de posibilidades, obviamente cada cosa con sus contingencias en su ambiente optimo, las plantas necesitan sol, agua y buena tierra, la temperatura de la estación para cada producto, pero si quiero comer tomate frescos en invierno seguro lo debo traer desde lugares que las temperaturas lo permitan para su cultivo
Locales - 28 de Julio

Pero la naturaleza también depende del hombre, del ingenio de este, en grandes y pequeñas escalas son posibles, pero depende mucho de la inversión que le inyectes a ese proyecto. Hoy quiero comer una ensalada de tomates de mi huerta y no es fácil, estamos en invierno y si te encuentras al pie de la cordillera seguro es mucho más imposible, pero…

“Cacho” Aciares artesano de Villa Castelli se propuso porque es terco (ja ja) reconvertirse y comer un corderito acompañado de una ensalada de tomates de su producción, como dije anteriormente, estamos en la estación de invierno, donde hace unos días fue noticia por la nieve que cayó en la zona, pero su prepotencia de trabajo que tiene él y su flia. no son de quedarse con las ganas y le ponen todo por hacer una huerta que deben cuidar dia a dia.

Sin lugar a dudas cuando te lo propones debes tener la perseverancia de todos los cuidados que lleva una huerta en estos tiempo, estrategia y cálculos de todo, agua, sol, tierra, abono y la temperatura serán lo que te darán la posibilidad de una posible cosecha, pero me falto algo que le agrego “Cacho”, un hogar, una salamandra en medio de este invernadero para evitar que las bajas temperaturas quemen su producción, muy terco y con la fija de hacer esa ensalada con el corderito, todas las noche que pinta a una helada cruel, este se toma el trabajo de hacer fuego y poner el clima que mantendrá la producción de su huerta

Les comento que ya cosecho sus primero tomates, los resultados deben ser la mejor satisfacción por las ganas que le pone a este emprendimiento que se propuso para él y su flia, y porque no para vender y ayudar a la economía del hogar. Espero “Cacho” trasmita esta experiencia y contagie a los que deseen imitar en algo tan fructífero.

Felicitaciones a “Cacho” por ser tan terco, por su perseverancia y por invitarme a su próximo asado con una ensalada de su huerta.

¡Nada está perdido, todo se puede!

Texto: Luis Lobos

DEJANOS TU COMENTARIO


COMENTARIOS

afiche de la Semana

video de la Semana