Semanario Digital - La Rioja, Miercoles 05 de Octubre de 2016
Año 10 - Edición 506
Enfoque

Como bolsa de gatos pero uno recibe los palos/“El horno no está para bollos”

Es célebre la frase de Carlos Menem que los peronistas “son como los gatos, no se pelean, se reproducen”. Pero parece que en el seno de la Casa de Todos el panorama no es tan así, y se puede ver que más que una pelea de gatos, parece ser una pelea de pitbulls donde todos demuestran fuerzas y son pocos los que tienen lo suficiente para mostrar el pecho ancho y demostrar que tienen el respaldo de los votos y de la gente.

Los integrantes de la actual conducción partidaria del PJ ya decidieron llamar a elecciones para el 11 de diciembre, pero entre este llamado y lo que quieren todos, hay un largo trecho, no hay consenso entre los de arriba ni en los de abajo. En ambos casos son muchos los que quieren frizzar a Beder Herrera pero lo dicen en off y nadie se anima a decirlo a cara descubierta, esto hace que el murmullo y la disidencia crezcan más. 

Uno de los más cuestionados en este momento es el integrante de PJ Paredes Urquiza, un centro de los ataques y un blanco a derrotar por sus pares. Paradójicamente él es peronista y fue en la lista de los que ganaron las últimas elecciones, pero el horno no está para bollos. En una reunión con periodistas se desnudaron algunas cuestiones conocidas pero que hoy le ponen cara a la realidad donde la historia se vuelve a repetir y los capitalinos tienen que comerla y beberla sin ninguna razón.

El escenario del intendente APU y la de su gestión está pasando la peor crisis económica y política de la historia riojana, a tal punto que sostiene que si de ellos (sus contrincantes) dependiera lo “matarían” una frase que dejo frio a todos los que formábamos parte de ese “off”.  Se mostró como que es el blanco para hacer que su gestión sea paupérrima y no escatimó en nombrar a los responsable de esta situación: Néstor “Titi” Bosetti, Luis Beder Herrera y el mismo gobernador Sergio Casas haciéndose cargo de lo que estaba diciendo y de cómo íbamos a titular.

Sin dudas el actual escenario político no es el más óptimo y buscar el diálogo ya es irreversible. Nadie dialoga con la soga al cuello. El intendente enumeró la situación financiera que no le alcanza para hacer funcionar el municipio, respecto a los nombrados por el ex intendente Quintela, le dijeron... echalos, como sacándose el costo político por el gobierno provincial y le cayera a él. Dijo que tiene un saldo negativo por mes de más de 9 millones y que a través de gestiones consiguió un préstamo muy accesible con dos años de gracia y un bajo interés, pero este necesitaba el aval del gobierno provincial con la garantía de su coparticipación y el mismo gobernado se lo negó y el dinero nunca va a llegar a las arcas del municipio.

Otra aclaratoria de APU fue: “jamás el PRO o el gobierno de Macri me pidió nada, todo tipo de relación es simplemente institucional, todos los proyectos que presenté como obras para ejecutar en nuestra Capital fueron aprobadas, también tomo distancia de la oposición local, jamás estaría con Julio Martínez ni del otro lado, nada nos une, no somos compatibles ni ideológicamente. Es imposible, soy peronista y voy a morir peronista pero sumarme para ser algo en el partido ¿para qué?”.

La bolsa de gatos es una realidad lejana, la bolsa puede estar, pero dentro hay un gato que recibe los palos.  “En Política todo es posible” con el tiempo todo se podría revertir… ¿será así? Nadie sabe que nos depara el destino de los hombres que nos conducen, solo se ve la ausencia de hombres de diálogo, quizás alguien tiene la punta del ovillo y nos lleve a una conducción como el gobierno necesita. En la máxima exigencia de todos los sentidos, el pueblo los votó para gobernar y los trapitos se deben lavar adentro, revolear hoy esos trapos los puede llevar al abismo de donde nadie regresó.

 

Escribe: Luis Lobos

Redacción DataRioja

5/10/2016

Ingresar Comentario

A dos año del choque entre helicópteros. Villa Castelli

Afiche

"Con el agua al cuello"

Diseño y hosting: Luis Vilte