Semanario Digital - La Rioja, Miercoles 24 de Mayo de 2017
Año 11 - Edición 534
Enfoque

La Rioja/Chile: Fronteras que entrelazan

La Semana Santa no tan solo se conmemora con una misa o una visita al Señor de Peña, también se puede recordar con acciones de hermandad, de integración y en esta ocasión, el cruce de los Andes en autos antiguos.

Los “fierros” fueron una modalidad aventurera que permitieron estrechar lazos.  Mientras muchos países se pelean por las fronteras, por un pedazo de tierra más, por el petróleo o el gas, o cualquier otra codicia que demande la prepotencia de doblegar al otro, la hermandad quedó demostrada Argentina-Chile dónde los riojanos buscaron con esta acción la integración para un bien común.

En la semana pasada se realizó una aventura con el club de autos Fiat 125, Chevrolet y Ford a través de una inquietud de José De Souza que capitalizó el diputado Jorge Salomón. Se realizó una travesía a través del paso de “Pircas Negras” como una forma de demostrar que este paso se puede realizar con autos comunes y en especial con modelos que al día de hoy tiene hasta cuarenta años de antigüedad.

El desafío era grande y arriesgado a partir de poner estos autos tan antiguos en la  cordillera de los Andes. Para quienes no conocen lo que es, sin dudas uno de los territorios por vencer más implacable que ofrece la naturaleza. Vencer los obstáculos requiere de mucha concentración y un espíritu de prepotencia por superarla, pero nada es imposible cuando decides hacerlo como lo hizo San Martin y por este paso la expedición Zelada Dávila.

A las 7hs se hizo aduana en Vinchina, la demora de rigor puso un obstáculo innecesario en el tiempo que se necesita para que el viaje sea más distendido, el paso por la quebrada de la Troya ya va indicando que vas a ser invadido por la belleza natural que demandará el recorrido. Por Semana Santa hay muchos controles, la subida del terreno va indicando que te adentras a lo que debes vencer, el paisaje te acompaña tras cada curva con sus bellezas, la trepada a vencer próximamente es la del Peñon, ésta está antes de Laguna Brava, difícil para los Fiat que logran llegar a Laguna Brava.

Los pilotos quedan maravillados ante los paisaje que le ofrece cada espacio que recorren, el primer refugio ofrece la oportunidad de un alto y el cuidado de no apunarse ya que es el lugar más difícil del paso por la falta de oxígeno. Algunos lo desafiaron y no la pasaron bien, pero se recuperaron gradualmente, el camino es de tierra y en buen estado, desde aquí el asfaltado pone alivio el rodado, la llegada al primer caracol te sorprende y te puede poner nervioso el descenso, pero nada del otro mundo o que no lo tengan los demás pasos, se ve bello, el manejo con precaución no dificulta recorrerlo y llegar al “llano”.

Llegar a la aduana chilena es un alivio y un respiro a los motores como así también a los pilotos, un perno los controles aduaneros, mucha demora y poco compromiso de hacerlo eficiente, algunos coches ya marcaban sus relojes poco combustible, los que consideraban que no llegaban hicieron un alto y esperaron reaprovisionamiento, los autos de mayor porte como Chevrolet y Ford Falcon no calcularon el gasto de sus motores.

La llegada a Tierra Amarilla localidad de Copiapó puso un alivio y la autopista abre el camino hacia Caldera. En la mañana siguiente las autoridades chilenas con la alcaldesa Patricia Gonzales Brizuela dieron la bienvenida a los integrantes de las formulas del desafío que más allá de ser una fórmula con marca automotriz, los llamó: “una fórmula de la integración” agradeciendo la participación como también la demostración de que se puede. El folclore chileno y unos tangos pusieron color a la mañana en el Puerto Caldera.

Al medio día se visitó el lugar donde se rescató a los 33 mineros que fueron noticia internacional y donde muchos consideran que esos días estuvo presente Dios para lograr sacarlos de allí. A la noche una charla sobre lo que fue el paso, un agasajo por parte de las máximas autoridades entre ellos el gobernador de Copiapó y la alcaldesa de Caldera, reconocimientos tantos para las visitas como para los anfitriones y cerraron con un abrazo y la pronta visita de la alcaldesa a nuestra ciudad.

 

Regreso

El desafío de recorrer estaba intacto, como así también el cansancio que nos cobijó sin abandonarnos, la pre cordillera teñida de verde por los parrales incrustándose en las montañas, y como ojos de cada cosecha, la actividad minera. Van de la mano, lejos de que la minería no puede convivir con la agricultura. Donde hay espacio para el cultivo, también hay espacio para el desarrollo de la agricultura. 

El camino de tierra se abre al paso de nuestro regreso, con un compactado bastante sólido, velocidad media, seguridad para el vehículo y ocupantes, el recorrido da sorpresa en cada curva, el paisaje y sus belleza nos vuelve locos, los colores, el volumen de cada montaña no hace pensar que Dios tuvo aquí su atelier, paisajes insuperables, agradable recorrido, la intervención de la mano del hombre en el trazado conjuga con la armonía del creador, nadie debería dejar de recorrerlo por el solo hecho de ver la galería de imágenes de nuestro creador.

Podemos calificar el camino como un gran desafío positivo, del lado de Chile está mejor que del lado nuestro, el mantenimiento por parte de La Rioja debería acentuarse más para que sea una alternativa en serio, hace falta más compactación y más guardarrail para dar seguridad y así estar a la altura de competitividad de cualquier paso, lo que sí puedo asegurar, que la belleza de este, está superior que los demás, y lo digo con conocimiento por haber recorrido varios de las otras provincias.

 
Escribe: Luis Lobos
redacción Data Rioja
20/04/2017
Ingresar Comentario

Afiche

Diseño y hosting: Luis Vilte