Semanario Digital - La Rioja, Miercoles 16 de Mayo de 2018
Año 11 - Edición 551

TECNOPOLITICA, LA NUEVA GRAN FORMA DE PARTICIPAR EN POLITICA DE LOS JOVENES.

Involucrarse en política requiere de convicción, voluntad, o tal vez solo el deseo solidario de ser parte de una acción que genere un bien común. En otros tiempos este deseo era acotado y las formas solo partidarias, pero en el siglo XXI donde la sociabilización se muta entre lo offline y online sin ningún tipo de distinción, donde a través de un portal o app encontramos no solo bienes si no también servicios, lo que festejamos que nos facilita lo cotidiano y también que nos entiende en la era que vivimos, hoy ese medio de participación se encuentra disponible en el bolsillo de cualquier ciudadano con un dispositivo móvil.

Las nuevas generaciones no permanecen en silencio, tienen un alto grado de compromiso social, donde las redes sociales le dan ese punto de encuentro para movilizarse, participar, expresarse o simplemente colaborar con un like, que es expresado como el acompañamiento simbólico a la causa. Estos espacios digitales nos conectan en red con el mundo y además permite al usuario ganar poder. Desde una casa en una computadora o desde una plaza, la escuela o la universidad con un Smartphone o Tablet se construye la capacidad de influenciar en el comportamiento de otros.

La social media cambio claramente la manera de informarse, amplifico conocimiento en los jóvenes de manera hasta inimaginable, a un clip no solo de recibir un tutorial de una tarea o la resolución de un problema si no además de optar por distintos puntos de vistas y opiniones acerca de un acontecimiento socio-político permitiéndole desarrollar y fortalecer sus creencias con un mayor argumento. Estudios señalan que la información recibida por la universidad en estas décadas del nuevo siglo ya han superado ampliamente toda la información recibida por la humanidad a lo largo de su historia, y que en un futuro no muy lejano estos tiempos serán superados de igual manera.

La sociabilización digital produzco un cambio en la forma de organizar ese liberal espíritu joven, pasando de una indignación individual a una colectiva con el convencimiento que la unión hace la fuerza. El uso de la tecnología cambio la manera de entender la sociedad para los jóvenes y su participación en ella.

Esta generación online, que como describe Santiago Siri en su título Hacktivismo, ve incompatible las formas de liderazgos tradicionales reflejadas en la figura del padre que sabe todas las respuestas, porque ya saben que todas las respuestas se encuentran escritas almacenadas en algún servidor.

Debemos comprender que las nuevas tecnologías juegan un efecto domino desde una tendencia o una vitalización, y en donde puede suceder que miles de perfiles se conecten espontáneamente para apropiarse del espacio urbano desde lo digital a lo analógico. En la arena política los espacios de poder piensan contantemente nuevas estrategias para generar la atención y en el mejor de los casos mover esas voluntades, donde lo extraordinario es que esto puede suceder a gran escala y en poco tiempo.

En lo que se refiere al elector joven, las propuestas deben ser innovadoras, participativas bidireccionales, pero sobre todo que genere empatía en la juventud. El uso de memes, de emojin, los mensajes simples, sencillos y con optimismo, las imágenes que demuestren cercanía y humanizan al político, la convergencia de la presencia en medios tradicionales con las redes son algunas acciones que son pensadas para estar en el mundo digital que es el

Habitad natural de los millenials, esta población que en los próximos 15 años serán los principales electores de Latinoamérica. Y que demanda no solo un mensaje segmentado si no también que planifique la decodificación de este para sus distintos perfiles sociales, Instagram, Faceboock, Twitter o Snapchat por nombrar a los más populares en el mundo occidental.

El joven como votante siente que no es de nadie, que la pertenencia de su voto a un político quedo en la era de la política vertical, hoy en día los canales de participación de la nueva tecnología lo empoderaron, crearon un sistema horizontal. Donde acompañan al liderazgo que represente las ideas y gane las batallas culturales.

En las redes la imagen lo es todo, por lo que se puede decir que no hay un liderazgo sin estética. El joven busca los liderazgos emergentes, capaces de interpretar las nuevas formas de vínculo social, ejerciendo un poder de manera distributiva, horizontal y colaborativa. Un reciente estudio de la Fundación CIGOB señala que en opinión de consultores políticos los nuevos líderes deberán ser parecidos a Obama, Trudeau el primer ministro de Canadá, o Macrón el Primer Ministro Francés, todos coincidiendo con una clara visión de generar empatía desde la nuevas tecnologías e innovación en la política.

El Español Antoni Guttierres Rubi destacado analista de la política y las nuevas generaciones, menciona brillantemente que el eje ideológico se ha desplazado al eje del comportamiento. De las dicotomías tradicionales de izquierda- derecha hemos pasado a nuevas polaridades mucho más complejas, que tienen un gran sustractor cultural con gran impacto en los electores: antiguo-moderno; analógico-digital; pasado- futuro; histórico-contemporáneo. Y termina este análisis, seguramente pensando en estos nuevos electores, preguntándose ¿es posible liderar el futuro pareciendo rancio o antiguo? Definitivamente, no!.

Finalmente debo mencionar que a la afirmación de que la tecno política es la nueva gran vía de participación juvenil, no todo es digital, se debe mantener un equilibrio , pensando en cuidar nuestro sistema democrático, la era digital no significara la sustitución de la política virtual por lo presencial o territorial, si no que debemos complementarlo de la manera más eficiente, para que la participación en los años venideros signifique más cercanía entre los liderazgos y la ciudadanía, donde se produzca un feedback en post de mejorar día a día el bienestar social.

 

Autor: Rubén Moreno Hemme

Ingresar Comentario

Afiche

Diseño y hosting: Luis Vilte