Semanario Digital - La Rioja, Miercoles 02 de Mayo de 2018
Año 11 - Edición 549
Juan: el artesano de la casa del sol

“Hace 26 años que pisé aquí, parece que recién llegue”

Desde las grandes urbes a un rincón de la provincia de La Rioja, el espíritu de libertad de algunas personas superan cualquier pronóstico establecido por un análisis ligero y progresista, hay individuos que escapan de las ciudades que aglutinan miles de personas, grandes edificios, miles de automotores, ruidos ensordedores, los que van, los que vienen, los que corren por ganarle al reloj, y todo lo que te puede atormentar en un día cualquiera hacen que las agujas de la brújala te guie y te enclave tu destinos

Él dice que es de todas partes, pero geográficamente lo vamos a situar en la provincia de Buenos Aires, al oeste de esta en la localidad de Padua, de esto hace 23 años, tenía tres lugares para elegir, Poman, Catamarca, Cóndor Huasi o Andolucas, cuando llego fue a pernotar en el pedregal a la espera de su primer hijo.

Él tiene un amor platónico con “La Casa del Sol” cada día se enamora más, sostiene que parece que recién llego, “Todos los días parece que recién estoy, que recién llego” lo amo porque todos los días es nuevo, cambian los colores, hay mucha energía y eso hace que esa energía pegue en uno, y hace que este latente en mi cuerpo y por eso, esos suspiro, yo no tengo ningún problema de estar aquí porque me encanta. Tanto ama este lugar que en el pecho tiene tatuado (Andolucas)

Personaje; Muchos los llaman aventureros, otros los denominan jipis, artesanos, son muchos los calificativos que se les puede dar por su forma de vida y sus determinaciones, que muchos critican, como así también muchos los envidian, así es la sociedad, así son ellos, seguro la mayoría de estos individuos son muy comprometidos con la libertad, el medio ambiente y la solidaridad, amables, sociables y amante de los animales

Juan; es un personaje de Los Sauces, específicamente del Andolucas, el partió desde Bs As en busca de un lugar que lo acogiera, la naturaleza hizo su primer guiño, y lo enamoro para tirar ancla, sin dudas el ancla que tiro ahí, es muy pesada ya que hace 23 años que llego

Hizo familia allí, estuvo en pareja y de allí nació un hijo que lo llamo Yamíl, se separó y el quedo ahí, no puede levantar el ancla, seguro nunca quiso alzarla, “porque es muy pesada” el hijo ya echo plumas y salió a volar, seguro en busca de nuevos horizontes

Cuando el llego ya percibió que ese era el lugar que estaba destinado para su persona, se enamoró a primera vista, estuvo un tiempo en distintas casas abandonas alrededor de Andolucas, al poco tiempo vio que el paisaje y esos cerros lo llamaba a ser parte de ellos, el en poco tiempo, en un lugar inhóspitos de la montaña quiso hacer su lugar para vivir, a tan solo 200 metro de la Olla

Construyo una habitación con espacio suficiente para un dormitorio, cocina y un estar para sus trabajos artesanales,  la entrada del sol es permanente, con vista hacia todas partes, el tiempo hizo que este espacio se llenara de plantas y cobijaran su espacio en el mundo, la naturaleza lo premio, el cuida toda la zona que lo rodea, y la naturaleza le da lo que el ama, plantas, pájaros y animales silvestre, se despierta cada día con el cantar de los pájaro que anidan en las plantas de alrededor de su morada

En la zona es un embajador del medio ambiente, nadie puede ir a trampear pájaros y cazar, porque él dice que esa es su jaula, todos los pájaros que andan por ahí son de él, son de todos, de igual manera nadie puede cazar, nadie puede andar escribiendo las piedras con pinturas, nadie puede andar cortando plantas por hacerlo nada más, un verdadero guardián de la naturaleza de “La Casa del Sol”

Juan llego a los veinte y pico de años, hoy ya supero el medio siglo, tiene aspecto de mucho más joven y si te pones a charlar con él, parece de veinte, preparado, conoce la realidad social del país y de la zona, le gusta charlar de política, tiene su tendencia ideológica muy clara, critica todo los que se hace daño a la naturaleza y las obras de todos, es muy amigable, tiene un gran “hay feeling con los jóvenes y niños, es un icono de referencia dentro de los artesanos del lugar, tiene cero envidia y egoísmo, comparte espacio con los demás artesanos y un gran anfitrión a la llegada de “su espacio”

Juan es Juan; reniega mucho que no valoran este lugar, creo merece un reconocimiento por lo que hace en el lugar, aunque es muy difícil que lo acepte, es de bajo perfil, y lo que hace, considera que debe ser así, el siempre sostiene que la gente no tiene sentido de pertenencia y eso lo molesta bastante, ojala hubiese muchas persona como Juan, Andolucas necesita de él, y él, de este espacio que lo cautivo, lo cobijó y lo enamoro

 Texto: LL

 

 

 

  

Ingresar Comentario

Afiche

Diseño y hosting: Luis Vilte